el origen de las redes sociales

Este anuncio de Heineken (la fotografía la he encontrado en Mini-Vit) nos dice que las redes sociales nacen o se consolidan en el bar, frente a unas cervezas, a la vez que la imagen de la botella evoca la imagen típica de los perfiles de facebook (perfil de usuario de medio cuerpo).  La extensión y popularización del software social ha significado el final de una etapa de Internet caracterizada por el anónimato y las comunidades virtuales, hacia una Internet de la gente, en la cual lo importante son las relaciones entre las personas en su vida cotidiana. Para tejer tu red social online no puedes ser una persona anónima, sino un individuo concreto. Si antes podías mantener varias identidades en distintos entornos sociales (online y offline), ahora, tus distintas identidades, roles y redes sociales pueden colapsar en un solo perfil o nodo de red en un entorno virtual como facebook.

El software social puede verse como una respuesta tecnológica a los miedos de anti-socialidad que se esgrimian frente a un Internet hecho para la libertad de ser quien quisieras ser, fuera de los condicionantes físicos, sociales culturales; una afirmación de que Internet no es anómica y descorporalizada, sino profundamente social y que puede contribuir a reforzar los lazos sociales cercanos y la sociabilidad en contextos físicos y bien reales. Los nuevos peligros no son el aislamiento y la anomia social, sino la transparencia, el control sobre los propios datos y falta de privacidad.

Mientras que el software social como wordpress, flickr, vimeo o youtube se centra en el objeto de intercambio (la información, la foto, el video), el software de las redes sociales como orkut, facebook o tuenti en España, se centra en el perfil del usuario y en sus conexiones. Internet no es pues un mundo a parte, sino parte del mundo, y ya no podemos imaginarlo como un cajón de sastre y voces anónimas que flotan libremente en el ciberespacio, sino como una red de redes sociales, una red de personas localmente situadas, para las cuales lo importante no es tanto lo que se intercambia, sino la sociabilidad que se expresa en la comensalidad, en poder compartir unas cervezas en un bar. Heineken lo tiene claro. Littlefield, también.

Anuncios

tecnología de redes sociales

Acabo de ver que el último número de Journal of Computer Mediated Communication tiene un mongráfico sobre social network sites  coordinado por Danah Boyd y Nicole Ellison. Me parece una recopilación interesante. Especialmente el artículo introductorio que brevemente sitúa el origen y desarrollo de este modelo tecnológico y define lo que entienden las autoras que es un sitio de estos como: serivicios en la red (web-based) que permiten a los individuos 1) construir un perfil público o semi-público en un sistema cerrado, 2) articular una lista de otros usuarios con los cuales comparten una conexión, y 3) ver y navegar a través de sus listas de conexiones y de las del resto de los usuarios del sistema. La naturaleza y nomenclatura de esos vínculos puede variar dependiendo de cada sito web.  Según esta definición, sites como Match.com no entrarían en esta categoría, ya que no permiten “ver” las conexiones entre usuarios por parte de otro usuario. Curiosamente, cuentan que Friendster (en funcionamiento desde 2002) fue diseñado para competir con este conocido servicio de citas online. Por otra parte, a parte de como se denominen a las conexiones entre individuos (amigos, conocidos, fans…) también cabría pensar el desarrollo de esta tecnología y la importancia que se da a los perfiles en la configuración de las redes, y quizás también sus sistemas de interconexion con otras tecnologías o sites. Otra cuestión que plantea la definición es la utilización de la categoría de “público” o “semi-público”.  La necesidad de que los perfiles sean “visibles” a otros usuarios del sistema los haría “públicos”? Lo que no sé tampoco es si los sistemas de blogs podrían ser considerados también dentro de esta tipología…  ay!