El objeto antropológico


Rosana Guber se preguntaba en un artículo ya clásico de 1986 cuál era el objeto de la ciencia antropológica. El artículo es interesante porque muestra una experiencia de estudiantes de maestría en la definición de su proyecto de investigación.  La construcción del objeto de estudio -¿qué investigar?- es el eje estructurante de la elaboración del proyecto y que va a definir la relación entre el referente empírico y la reflexión teórica.  La ciencia no estudia “cosas”, sino “problemas”. En antropología, el investigador “media” entre el referente empírico y el marco teórico en la práctica de hacer su objeto. No es suficiente con desear ser antropólogo, es necesario saber cómo hacerlo…. y leyendo a Guber, cómo hacerlo deviene casi un tratado alquímico.

El objeto de estudio antropológico es una relación construida teóricamente y en torno a la cual se articulan explicaciones a cerca de una dimensión específica de lo social:  el estudio de las relaciones que generan diferencias, desigualdad y diversidad.  El objeto se constituye a partir del problema teórico que se plantea y del referente empírico a partir del cual esa problemática se trabaja.

Se trata de seguir una serie de pasos, un método de sucesivas transformaciones:
elección de un tema, conversión del tema en un problema de investigación mediante un proceso de problematización y desnaturalización, para llegar a una sistematización que permita la “bajada” del objeto al campo, al terreno.  Pero eso no es suficiente, ya que el objeto así formado carece de la perspectiva del actor; es decir, en el proceso se ha “desubjetivizado”, y por tanto, hay que añadirle un componente fundamental mediante un proceso de reconstrucción de la lógica con que los actores sociales organizan la diferencia, para reconocer la legitimidad de ese mundo alternativo, sin subordinarlo ni confundirlo con el sentido común del investigador/a, ni con su marco teórico.  Esto solo puede realizarse mediante el contacto directo con el campo.  En este proceso, los datos -procedentes de esta dialéctica- se aíslan, se entrelazan y adquieren sentido.

En síntesis: la peculiaridad antropológica de la relación entre referente empírico y teoría, es decir, del objeto de estudio antropológico,  consiste en la mediación necesaria de la perspectiva del actor. Así,  “La relación fundante para la investigación, expresada en el objeto, es la que justifica qué y dónde buscar, delimitando el terreno de lo significativo y lo irrelevante.”

Para seguir sus arcanos:
La construcción del objeto en la investigación en antropología social, una aproximación, con Ana M. Rosato. Congreso Argentino de Antropología Social, 1986.

Y un magnífico manual para hacer etnografía:
El salvaje metropolitano

o uno más breve:
La etnografía

Seguimos…

Anuncios