prácticas mediáticas y legitimación

John Postill publica en su blog media/anthropology una síntesis muy maja de lo que será nuestro capítulo en un libro que co-edita con Birgit Bräuchler sobre la aproximación desde la teoría de las prácticas al estudio de los medios y la producción cultural. John también nos hace llegar la publicación de un artículo interesante sobre un “deporte de riesgo” que sus seguidores denominan “base jumping”, una práctica que consiste en tirarse en paracaídas desde los sitos más insospechados como edificios, puentes o antenas; una actividad podríamos decir completamente a-legal. Pero, y ahí voy, los autores también analizan el uso de la producción y circulación de videos en Youtube y sitios similares y como estas prácticas mediáticas sirven para competir entre ellos y negociar su estatus social a nivel individual y colectivo -generando orden, pertenencia, identidad personal y colectiva-, además de tener un efecto legitimizador en la frágil dinámica de su reconocimiento social como “deporte”. Lo mismo sucede con otras “nuevas identidades” que se inscriben en el filo de lo patológico y/o la a-legalidad, y que se relacionan de alguna forma con la la cultura del riesgo, como es el caso, si se me permite, de la práctica de la autolesión por parte de jóvenes adolescentes, ya que en este caso y como ya dije en un anterior post, la publicación en la red no es sólo una forma de autoexpresión, sino que estas prácticas mediáticas contribuyen a la visibilización social de identidades colectivas marginales y a aumentar la constelación de comunidades imaginadas.

[Imagen: Voladores de Papantla, fotografia de Anna Maria Dahm]