transformaciones de un icono

monalisa_has_chador.jpg
El sábado fui a una conferencia de Jordi Moreras sobre la identidad europea y el Islam. Empezó la conferencia aludiendo a una imagen de la Mona Lisa con Chador que ilustraba la portada de una revista de reconocido prestigio para introducir el tema de la crisis de la identidad europea en el año 2005. No he encontrado en Google la referencia exacta, pero sí la imagen de este post, que corresponde a su vez a un post de Jadi , imagen que no se a su vez de dónde sale, pero que en todo caso, en el contexto de este blog sobre derechos humanos y libertad de expresión en Irán, adquiere un significado contrastante con el anterior. Pero lo cierto es que me he puesto a rastrear esta imagen como una detective que desea resolver un enigma y en esa búsqueda he encontrado miles de versiones de la Mona Lisa / la Gioconda. Un dato nimio es que el resultado de la búsqueda sea de unas 54.000 imágenes, no son muchas, pero nos constata lo que ya sabemos: que la Gioconda es más que una imagen, es un icono cultural. Es decir, cualquier escolar sabe reconocer la Gioconda y además, las apropiaciones artísticas, publicitarias y populares de la imagen, juguetonas, subversivas, políticas o comerciales, nos indican que como icono cultural sirve de base para la construcción de nuevos significados a partir de su transformación reconocible. La Mona Lisa extraterrestre, cadàver, con traje de astronauta, fumando María holandesa, con máscara anti-gas, con bigotes, impúdicamente desnuda, como robot escondido tras la máscara…, parodias, chistes, autoretratos y un largo etc. que daría pie al intento de establecer una tipología de prácticas, apropiaciones y contextualizaciones de este icono. Podría proponerse La Gioconda como un estudio de caso de intertextualidad y apropiación de un producto cultural, en el cual parte de la investigación se realizaría a través de Internet. De hecho, ya lo hay! Mona Lisa Images for a Modern Word. El estudio es un divertimento curioso, que puede servir de base para una incursión en el tema. La imagen de la Mona Lisa, nos dice este estudio, tiene el poder de permitir a sus beneficiarios trascender la normalidad acartonada. Me acojo a ella, piadosa y juguetona.

¿cómo analizar una imagen?

beirut.jpg

Esta es una FAQ de aquellas que si te toman por sorpresa te quedas muda. Recuerdo que en mis pinitos en antropología visual me hice una pregunta parecida: “¿Cómo analizar un film? Y vino a mí el libro de Franchesco Casetti y Federico De Chio que precisamente llevaba ese título. Y me fue bien para empezar a comprender cómo se analiza un film desde cierta perspectiva narrativa y cinematográfica… pero poco me decía sobre lo que yo andaba buscando, que era “¿Cómo analizar un film… antropológicamente?

La pregunta ¿Cómo analizar una imagen? tiene truco. Y es precisamente que la pregunta no indica desde dónde estamos hablando y qué es lo que nos interesa analizar. Parece que la imagen tenga unas cualidades intrínsecas y un método propio a ellas que es el que hay que conocer y aplicar. Hay que hacer entonces la pregunta siguiente… pero… ¿qué narices es una imagen? Depende de lo que respondamos continuaremos por un camino o por otro. Si decimos, por ejemplo, que la imagen es un patrón sensorial por el cual distinguimos una forma sobre un fondo, el análisis que hagamos (y método que sigamos) tendrá que ver con la percepción, nuestro sistema cognitivo y nuestros códigos de aprendizaje -social y cultural- sobre como moldeamos y damos sentido a esos patrones sensoriales. Si la respuesta es “un objeto” deberemos saber en qué consiste ese objeto, en qué conetxto y para quien.  Si concretamos y decimos, bueno, por ejemplo, una  fotografía, los caminos que se bifurcan pueden ser varios, entre ellos, considerar la técnica de la fotografía y el lenguaje desarrollado para describir los componentes de una fotografía como el encuadre o el enfoque. También podemos vincular nuestro análisis a las cualidades estéticas de la fotografía, como la composición. Pero también cabe pensar cómo definimos nuestro objeto de análisis y en el contexto de qué tipo de investigación.  Otra opción es el análisis de la imagen (o la fotografía) como objeto cultural.  

Desde esta perspectiva, lo que nos interesa es contextualizar el objeto. Si tomamos una fotografía, cabe dudar incluso de si es una imagen. De momento,  hay que examinar como se ha construido ese objeto, como circula y distribuye, si es objeto de intercambio y como se regula su uso, como se consume o se utiliza y para qué, qué significado le dan los actores sociales que lo manipulan, que distinciones establecen, que valor le dan, en qué contextos de interacción y qué prácticas sociales organiza. Luego cabe pensar en relación con qué nos interessa saber todo eso… es decir… cual és nuestro objeto teórico, nuestras propias preguntas de investigación.

No hay pues una sola forma de analizar una imagen. La fotografía “en sí” no es analizable.  No creo que sea útil una ciencia positiva de la fotografía, una fotología, para la antropología.

La foto es de Spencer Platt, World Press Photo 2006, Beirut.