subculturas technológicas

Los floggers son una tribu nacida en fotolog Argentina que se ha convertido en tribu urbana o subcultura juvenil. Nos lo contó Carles Feixa, emocionado en su reciente visita a Buenos Aires, en la mesa sobre Generación Digital. Lo interesante para mi fue como caracterizó en tres pinceladas las características de las bandas juveniles. Resulta que, segun Carles, los floggers reunen todos los requistos para ser considerados como tal. De un modo síntetico y pasando a limpo mis apuntes, son 8 las características que debe tener una tribu urbana:

1- lenguaje propio -incomprensible para un neofito-
2- estilo característico -estética distinguible, especialmente en la forma de vestir-
3- gusto musical compartido
4- actividad focal -prácticas con un objeto común, en este caso el fotolog-
5- sociabilidad intensiva -jerarquías internas, en este caso también el uso de los ranquings en el fotolog-
6- nombre colectivo propio -pues eso, floggers, se lo inventaron ellos-
7- difusión masiva -que los conozcan las mayorías-
8- adversario -distinguirse de otros grupos hasta cierto punto homólogos-

El 2) y el 3) son propios de las subculturas juveniles, aparte de la juventud de sus integrantes, que se le supone-. El 7) es muy interesante porque para constituir una “subcultura”, un medio cultural más amplio debe reconocerla como tal,  y ahí entran en juego los mass media como productores de subculturas y celebridades en tanto que se hacen eco de su existencia y les dan una relevancia mediática, una singularidad significativa, que a su vez, al visivilizarlos a las mayorías, los legitima en el sentido de “reconocimiento público”. El 8 puede ser el detonante de su visibilización para las mayorías y marcar su bautizo de fuego. Como nos explicaba Carles, es a raíz de una pelea con otro grupo juvenil que atraen la atención de los medios y consiguen el punto 7).

En este caso, se trata de una identidad colectiva relacionada con el uso de una tecnología específica de Internet, el fotolog, a lo que se añaden las otras características, como cierta estética compartida. Lo que se apunta como novedoso es que su actividad focal sea la propia práctica de subir y compartir fotografias en el fotolog y que esta actividad se selecciones para generar su identidad de grupo. Podrían ser fotologgers, pero son “floggers”. No hay que confundir la práctica del fotolog con los floggers.   Se podría decir que hay muchos grupos de este tipo en el propio fotolog o en otros medios como Flickr, pero ellos han conseguido visibilizarse. Otra cuestión es su supervivencia y estabilización como identidad colectiva… y entonces entran en acción los medios y las marcas…. los blogs que se hacen eco de la noticia, como mi propio post o este de interacciones. Algunos medios, como el periódico Clarín, deciden que puede ser ventajoso unirse a ellos y le proponen a su lider -una chica de 17 años capaz de movilizar a 300 jóvenes en la primera quedada- un banner que los conecte. También hay una marca deportiva que decide vincularse a través de ofrecerle a su lider carismático y marcador de tendencias un contrato para promocionar la marca en su fotolog. Fantástico!!!