La agencia del árbol

arbol

Tienen agencia las cosas? Este es un debatido tema en los Estudios Sociales de Ciencia y Tecnología, y también una cuestión central en antropología, de hecho, un embrollo cósmico en nuestra galaxia. No voy a pontificar aquí desde lo que se dice y ha dicho en antropología y en los estudios sociales de tecnología, aunque viene a cuento a raíz de un artículo que estoy leyendo con Alex Ribas “Artifacts as social agents” de P.Brey. La cuestión se plantea generalmente a partir de un “either/or”: Los artefactos tienen agencia sobre la sociedad, es decir pueden precipitar el cambio social, o es la sociedad la que tiene la agencia del cambio y el artefacto es solo un medio. En el claro ejemplo de Latour (Domènech y Tirado, 1998) ¿dónde está la agencia en un hombre armado con una pistola? ¿En el arma que dispara o en el hombre que aprieta el gatillo? ¿O es la pistola la que tiene la “propiedad de matar”, y el hombre, que dispara, es un simple medio o ejecutor? La solución de Latour es el de una agencia distribuida: es el ensamblaje hombre-pistola que produce que la bala sea disparada y muera alguien. Estamos pues diluyendo la idea de dos entidades agenciales separadas hacia la concepción de la aparición de un nuevo agente o entidad “el pistolero”.

A mi siempre me sorprendió una anécdota militar que me contaba un recluta, de esos que hacían el servicio militar obligatorio. Me decía que en su cuartel se “arrestaban” las cosas cuando eran partícipes de una ruptura del reglamento o de algún suceso desgraciado. Así, el árbol en que se colgó un joven quinto fue arrestado, por ser el causante de la muerte del pobre muchacho. Claramente el árbol no tenía parte de responsabilidad en el suceso, pero se le señalaba como agente causal en el asunto. Para mi amigo, tal castigo era absurdo, pues el árbol, por si mismo, no tiene agencia, es decir capacidad para actuar o causar la muerte. La propiedad de “matar” no está en el árbol, sino en la soga colgada del árbol por el suicida, que es el responsable de la cadena de actos que llevan a su fin. Pero por si sola, la soga, tampoco tiene capacidad de “matar” como el agua tiene la capacidad de oxidar el hierro.

Desde la antropología se podría decir que hay culturas que otorgan agencia a las cosas (supongamos que el árbol es una cosa) mientras otras culturas la niegan (solo el ser humano tiene agencia). Mientras que otras culturas diferencian entre cosas (entes inertes y sin agencia), mientras que sólo tienen agencia los seres vivos (animales),  y en otras también los seres espirituales (que entran en la cosa y hacen que la cosa haga cosas). Y hay otras culturas que desarrollan nociones de agencia distribuida, siendo el hombre + la soga + el árbol lo que “causa” la desgracia. En todos los casos podemos decir que la noción de agencia se vincula con una relación de causa-efecto, però cómo podemos analizar esta disparidad de atribuciones agenciales en distintas culturas? Cuál de ellas tiene la razón? Bueno, depende de cómo definamos “agencia”, si todas las culturas entienden “agencia” del mismo modo, o es una interpretación nuestra de lo que sucede como “agencia”, y si es necesario que alguna cultura tenga razón sobre la otra, y qué criterios utilizamos para dirimir la cuestión. Podemos establecer dos opciones: tomar partido por una noción de “agencia” y decir, por ejemplo, que las culturas que entienden que el árbol tiene agencia están equivocadas, han cometido un error lógico o han “humanizado” al árbol, o elaborar una noción de agencia que sea capaz de explicar de un modo convincente estas distintas formas de entender la agencia. Creo que desde la antropología se debe tomar la segunda opción. La cuestión es: ¿necesita la antropología un concepto de agencia para explicar “la agencia” del árbol?

Felices fiestas!

No hay que fiarse de los aparentes cambios en las relaciones de género de algunas series de TV

cast

Una aportación de Pilar Ballarín a la conversación sobre series de TV en respuesta a mi anterior post sobre Big Bang Theory:

En series como Bones y Bron (El puente), entre algunas  otras, se presenta a mujeres como Temperance Brennan o Saga Noren con capacidades intelectuales excepcionales y una importante racionalidad científica pero alejadas de cualquier capacidad empática y afectiva, lo que les genera problemas para relacionarse con el mundo.

En ambas se presenta la doble cara de la moneda: chica más lista que chico, chico más afectivo que chica (inversión del estereotipo) pero que lejos de romper roles de género representan la amenaza de su ruptura.

La moraleja, no es nueva: Mujeres “desnaturalizadas” por el cultivo de la razón. Perdida de las cualidades “femeninas” de afectividad y amor al otro. El varón afectivo/comprensivo va humanizando a su compañera.

Mujeres que “son para sí” y no “para otro” dejan de ser mujeres. Son los varones los encargados de redirigirlas a su estado “natural” el de los afectos. Gracias a ellos se “salvan”.

¿Que vemos cuando en Big Bang Theory son los varones los brillantes investigadores con problemas de relación afectiva?

Sheldon muestra desprecio intelectual por la mayoría de la gente corriente y se relaciona mal con todos y el desprecio a las chicas es notorio. En el ejemplo de Elisenda en Big Bang Theory:

“Sheldon y Penny se ensartan en un juego de Trivial en el que los dos compiten en conocimientos: Penny le hace preguntas sobre temas de las revistas del corazón y Sheldon sobre temas científicos generales. Ambos reconocen en ese episodio que poseen conocimientos distintos y que ambos son “buenos” en sus respectivos campos y no en los del otro.”

No hay rivalidad. Se entiende en el análisis que son buenos “en campos distintos”. No son “pares” por tanto y la relación se matiza por la ternura y amistad. Los estereotipos de género se ven potenciados ya que es ella la versión ”humanista”. En este comentario bien se destaca que es patente “el desprecio intelectual, el desprecio moral, el desprecio de clase y el desprecio de sexo” sin embargo, entiendo que es el desprecio de sexo, no es uno más sino el que atraviesa a los otros tres niveles. Si analizamos cada uno en clave de género vemos que:

El mayor desprecio intelectual es el que se produce hacia las mujeres ya que no se consideran “pares” y todas son “lo otro” y con ellas no es posible la rivalidad individual, sino la asignada al sexo.

El modo de equilibrar la diferencia intelectual pasa por reconocer como dos mundos separados lo “científico” y el “corazón” estableciendo otra forma de desequilibrio sexual que liga a ellos con el mundo civilizado y a ellas con el estado de “naturaleza”. Luego el desprecio moral establece una división claramente sexual.

Poco se puede añadir sobre el desprecio de clase ya que viene marcado por el intelectual y, en consecuencia, también divide en función del sexo.

¿Qué diferencias observamos cuando la ventaja intelectual esta representada por mujeres y cuando lo está por varones?

1) En ambos casos las capacidades intelectuales se presentan ligadas a incapacidades emocionales. Podría pensarse que se pretende con ello, como señala la profesora Ardévol, promover la importancia de la educación sentimental. Sin embargo, considero difícil de aceptar que se entiendan como altas capacidades intelectuales aquellas que se alejan de la sociabilidad y no considerando que, por el contrario, es la sociedad la que excluye y las convierte en “trastorno” lo que no responde a sus normas. Plantear estos desequilibrios no puede ser educación sentimental sino sospechosa reproducción lampedusiana.

La forma de presentar la bipolaridad: capacidades intelectuales/incapacidades emocionales, abunda en la tradicional dicotomia razón-cultura/emoción-naturaleza.

Aunque en ambos casos hay en común que el personaje “más emocional” también es “listo”  y ese es el que vemos como “normal”.

2) Las relaciones de género ¿en que medida se establecen de forma diferente en cada caso?

Podría decirse, en una primera mirada, que el papel de ellos responde  claramente a un modelo patriarcal, aunque en dos versiones diferentes:

Modelo chica lista-chico emocional: es el chico el que muestra a la chica la importancia de experimentar emociones y la necesidad de generar empatía y, en mayor o menor medida, se muestra al fin lo conseguido. Con códigos más sofisticados presenta la clásica inversión de papeles para mostrar sus fatales consecuencias que se resuelven modificando la conducta de ellas.

Modelo chico listo-chica emocional: es la chica la que muestra al chico que existen otros “conocimientos”, es decir, busca traducir a “excelencia” reconocible por el chico, cuestiones más cotidianas.  Al fin lo que consigue es simplemente no ser despreciada por él. Nada cambia pero el no ser despreciada se convierte en un “éxito” para la chica. En definitiva, los estereotipos de género se reproducen dentro de su “freekez” y nada cambia.

Las formas del desprecio en Big Bang Teory

La sit-com Big Bang Theory es una de las series de tv más exitosas estrenada en el año 2007 y actualmente en la décima temporada. Está protagonizada por un grupo de geeks -Leonard, Sheldon, Howard y Raj- investigadores brillantes en los campos de la física y la ingeniería que trabajan en la universidad, apasionados de los cómics, los videojuegos, las películas y las series de ciencia ficción, y con verdaderos problemas para relacionarse con el mundo y muy especialmente con las mujeres.

El personaje central es Sheldon, físico teórico, que no sólo tiene dificultades de relacionarse con los humanos, sino que no lo considera un problema sino una consecuencia lógica de su inteligencia superior. Diríamos que Sheldon encarna una de las formas más auténticas del desprecio: el desprecio intelectual por la mayoría de la gente corriente, incluidos sus amigos. El desprecio intelectual articula sus relaciones con los demás, es su medida de orden social más inmediata, y hace referencia a la meritocracia científica: la excelencia como base en la que se expresa la competencia académica entre pares.

¿Cómo puede soportar Leonard las constantes alusiones de Sheldon a su escasa brillantez intelectual? ¿Cómo puede convivir con un tipo que lo desprecia intelectualmente? ¿Cómo pueden Howard y Raj aceptar esa relación? ¿Cómo soporta Amy, su novia, los continuos desaires a su profesión como neurobióloga? El afecto parece ser la cola social con la que lidiar con las desigualdades.

En el caso de Penny, la vecina estudiante de arte dramático de la que se enamora Leonard, el desequilibrio intelectual con Sheldon se muestra en toda su crudeza, pero a la vez, es el más tolerable, pues viven en mundos separados inconmensurables, y les une una tierna relación -por ejemplo, cuidarse mutuamente cuando están enfermos. Hay un episodio en que Sheldon y Penny se ensartan en un juego de Trivial en el que los dos compiten en conocimientos: Penny le hace preguntas sobre temas de las revistas del corazón y Sheldon sobre temas científicos generales. Ambos reconocen en ese episodio que poseen conocimientos distintos y que ambos son “buenos” en sus respectivos campos y no en los del otro. Se equilibra así el desprecio intelectual que existe entre ambos, porque en el caso de Penny, esta además, puede mostrar también su desprecio por el escaso conocimiento de Sheldon de los temas mundanos, en los que ella es una experta. Sheldon deberá enfrentarse a otras muchas ocasiones de desprecio entre pares en la universidad donde los resultados no estarán matizados por la ternura o la amistad.

En otro episodio en el cual Penny y Leonard se casan, aparece la familia de Penny llamándose a si misma “basura blanca” frente a la intelectualidad de los padres de Leonard, psiquiatra ella, antropólogo él. En este caso, el desprecio se articula en forma de expectativa de clase social (auto-desprecio). El desprecio en función del sexo es una de las constantes de la serie, siendo Penny la que acapara todas las formas de desprecio de lo femenino, incluida la atribución de estupidez, aspecto que no comparte con las otras novias, Bernadette -química que trabaja en una farmacéutica, y Amy. Las Humanidades estan ausentes en el relato, a no ser de forma también peyorativa, ya que los pinitos de actriz de Penny no cuentan ni siquiera como arte dramático. El desprecio moral también es una fuente de humor constante en la serie, especialmente por la incapacidad de Sheldon de mentir socialmente. Pero el desprecio intelectual es el más “auténtico” porque uno “nace así” con ese coeficiente intelectual que desde pequeñito lo hace “rarito”, y no depende de convenciones o construcciones sociales. Por eso sus amigos no pueden odiarlo.  Un buen ejemplo de naturalización de la desigualdad que hace aceptable el desprecio ajeno.

El desprecio es una forma de inhabilitación social en cuanto rompe el equilibrio entre pares, marca una desigualdad al señalar en el otro una carencia. Esta forma de bloqueo social puede responderse con un desprecio equivalente o mediante la creatividad. El desprecio equivalente es el reconocimiento del bloqueo, es un “enroque”. La creatividad irónica acepta el reto y se burla del “bloqueo” como un intento fallido. La creatividad “destructiva” busca vencer la obstrucción destruyendo o negando la diferencia sobre la que se asienta.

Podríamos decir que la serie es un compendio de educación sentimental sobre las formas del desprecio: el desprecio intelectual, el desprecio moral, el desprecio de clase y el desprecio de sexo. El humor se origina cuando estos desprecios se ponen de manifiesto y los personajes luchan por sobreponerse a ellos de forma inesperada. Es una serie educativa en cuanto nos ayuda a desarrollar estrategias innovadoras de desbloqueo ante las formas de desprecio cotidianas, pero no es muy “revolucionaria” en cuanto no nos da claves para destruir creativamente nada.

 

extesis – postesis

Me reúno con mi compa Edgar en nuestro Pub habitual. Me reserva una sorpresa triple. Primero, y no por este orden de aparición, me regala un ejemplar de su libro recién publicado a partir de su tesis. Segundo, me muestra  su “capricho deliciosamente absurdo”… su blog tesis-antítesis (y antipasti, añadía yo), su “enchilada” escrita durante el proceso de realización de su doctorado, convertida en un precioso libro. Lo abro al azar… y ahí están los y las “compas” de sus vicisitudes de “tesista” atolondrado (solo a él se le ocurre resbalar y dislocarse un hombro ante la Sirenita…)… 6 años de trabajo y de sueños. Estoy contenta porque me parece una bonita forma de cerrar una etapa y empezar otra como investigador que se ha ganado el puesto por sus propios méritos.

La tercera sorpresa es inmaterial y es el ofrecerme (entre Murphy’s y Murphy’s)  la memoria de estos años de esfuerzo por conseguir tirar adelante un grupo de investigación. No es fácil. Se cometen más errores que aciertos. Pero aunque “ens ha costat Deu i ajuda arribar fins aquí” (Corranda de Manels) mediaccions sigue siendo un colectivo  de gente apasionada por la investigación, de eso no me cabe la menor duda.

Gràcies per la birra, Edgar, i que els bons records ens alimentin els futurs!