No hay que fiarse de los aparentes cambios en las relaciones de género de algunas series de TV

cast

Una aportación de Pilar Ballarín a la conversación sobre series de TV en respuesta a mi anterior post sobre Big Bang Theory:

En series como Bones y Bron (El puente), entre algunas  otras, se presenta a mujeres como Temperance Brennan o Saga Noren con capacidades intelectuales excepcionales y una importante racionalidad científica pero alejadas de cualquier capacidad empática y afectiva, lo que les genera problemas para relacionarse con el mundo.

En ambas se presenta la doble cara de la moneda: chica más lista que chico, chico más afectivo que chica (inversión del estereotipo) pero que lejos de romper roles de género representan la amenaza de su ruptura.

La moraleja, no es nueva: Mujeres “desnaturalizadas” por el cultivo de la razón. Perdida de las cualidades “femeninas” de afectividad y amor al otro. El varón afectivo/comprensivo va humanizando a su compañera.

Mujeres que “son para sí” y no “para otro” dejan de ser mujeres. Son los varones los encargados de redirigirlas a su estado “natural” el de los afectos. Gracias a ellos se “salvan”.

¿Que vemos cuando en Big Bang Theory son los varones los brillantes investigadores con problemas de relación afectiva?

Sheldon muestra desprecio intelectual por la mayoría de la gente corriente y se relaciona mal con todos y el desprecio a las chicas es notorio. En el ejemplo de Elisenda en Big Bang Theory:

“Sheldon y Penny se ensartan en un juego de Trivial en el que los dos compiten en conocimientos: Penny le hace preguntas sobre temas de las revistas del corazón y Sheldon sobre temas científicos generales. Ambos reconocen en ese episodio que poseen conocimientos distintos y que ambos son “buenos” en sus respectivos campos y no en los del otro.”

No hay rivalidad. Se entiende en el análisis que son buenos “en campos distintos”. No son “pares” por tanto y la relación se matiza por la ternura y amistad. Los estereotipos de género se ven potenciados ya que es ella la versión ”humanista”. En este comentario bien se destaca que es patente “el desprecio intelectual, el desprecio moral, el desprecio de clase y el desprecio de sexo” sin embargo, entiendo que es el desprecio de sexo, no es uno más sino el que atraviesa a los otros tres niveles. Si analizamos cada uno en clave de género vemos que:

El mayor desprecio intelectual es el que se produce hacia las mujeres ya que no se consideran “pares” y todas son “lo otro” y con ellas no es posible la rivalidad individual, sino la asignada al sexo.

El modo de equilibrar la diferencia intelectual pasa por reconocer como dos mundos separados lo “científico” y el “corazón” estableciendo otra forma de desequilibrio sexual que liga a ellos con el mundo civilizado y a ellas con el estado de “naturaleza”. Luego el desprecio moral establece una división claramente sexual.

Poco se puede añadir sobre el desprecio de clase ya que viene marcado por el intelectual y, en consecuencia, también divide en función del sexo.

¿Qué diferencias observamos cuando la ventaja intelectual esta representada por mujeres y cuando lo está por varones?

1) En ambos casos las capacidades intelectuales se presentan ligadas a incapacidades emocionales. Podría pensarse que se pretende con ello, como señala la profesora Ardévol, promover la importancia de la educación sentimental. Sin embargo, considero difícil de aceptar que se entiendan como altas capacidades intelectuales aquellas que se alejan de la sociabilidad y no considerando que, por el contrario, es la sociedad la que excluye y las convierte en “trastorno” lo que no responde a sus normas. Plantear estos desequilibrios no puede ser educación sentimental sino sospechosa reproducción lampedusiana.

La forma de presentar la bipolaridad: capacidades intelectuales/incapacidades emocionales, abunda en la tradicional dicotomia razón-cultura/emoción-naturaleza.

Aunque en ambos casos hay en común que el personaje “más emocional” también es “listo”  y ese es el que vemos como “normal”.

2) Las relaciones de género ¿en que medida se establecen de forma diferente en cada caso?

Podría decirse, en una primera mirada, que el papel de ellos responde  claramente a un modelo patriarcal, aunque en dos versiones diferentes:

Modelo chica lista-chico emocional: es el chico el que muestra a la chica la importancia de experimentar emociones y la necesidad de generar empatía y, en mayor o menor medida, se muestra al fin lo conseguido. Con códigos más sofisticados presenta la clásica inversión de papeles para mostrar sus fatales consecuencias que se resuelven modificando la conducta de ellas.

Modelo chico listo-chica emocional: es la chica la que muestra al chico que existen otros “conocimientos”, es decir, busca traducir a “excelencia” reconocible por el chico, cuestiones más cotidianas.  Al fin lo que consigue es simplemente no ser despreciada por él. Nada cambia pero el no ser despreciada se convierte en un “éxito” para la chica. En definitiva, los estereotipos de género se reproducen dentro de su “freekez” y nada cambia.

Anuncios

1 comentario en “No hay que fiarse de los aparentes cambios en las relaciones de género de algunas series de TV”

  1. Gracias Pilar por tu aportación a la conversación sobre series de televisión y por darme permiso por publicar tu respuesta como post independiente y hacer este blog así un poco más polifónico. En tu respuesta a mi post amplias la cuestión de las relaciones de género en las series de TV y como la inversión de estereotipos no supone una modificación de las premisas en las que fundamentamos la desigualdad social en este ámbito. Cuando me refería a la “educación sentimental” quería con ello hacer hincapié en la función “educativa” de las series, independientemente de nuestro juicio moral sobre si esa educación es “buena” y “positiva” o no nos parece adecuada. En todo caso, abren la posibilidad de re-pensar nuestra “educación sentimental” y en ello hacía referencia a Gustave Flaubert que decía de su obra: «No leáis ‘La educación sentimental’ como los niños: por diversión; ni por instrucción, como los ambiciosos. Leedla para vivir.»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s