el trabajo secreto de las palabras

hildegarda22venus2

Hoy ha empezado el congreso sobre el cuerpo en las ciencias sociales y humanas, en el cual presentamos con Begonya una comunicación sobre el cuerpo en las páginas de contacto en Internet. La sesión inaugural ha sido como un viaje en el tiempo, ya que trataba sobre el cuerpo femenino en la edad media y las representaciones del cuerpo femenino en la prehistoria y en la paleoantropologia, pero no solo eso, era como si regresara a los pupitres de mi universidad. Enfrentarse a esas imágenes y a su interpretación por las dos ponentes (Milagros Rivera y Claudine Cohen) ha sido un ejercicio de imaginación retrospectiva.

En el caso de las imágenes medievales, quedan las palabras. En las representaciones prehistóricas, no. El contraste entre lo que podemos decir de ellas es enorme. No sabemos qué palabras ni qué actos acompañaban a las venus prehistóricas y a las pinturas rupestres. Las palabras que acompañan esta miniatura del libro Scivias de Hildegarda, en cambio, nos son todavía hoy accesibles…. Milagros Rivera ha dicho en un momento de su conferencia que el trabajo secreto de las palabras es dar origen a visiones, y más aún, a epifanías, a hallazgos de sentido y orden, de realidad. ¿Pero como entender desde el presente las preocupaciones de Hildegarda?

Milagros Rivera opta por que sí es posible, y lo plantea como la búsqueda de una genealogía de la libertad y del pensamiento femenino, desde un saber de los sentidos, desde una búsqueda experiencial y corpórea, aunque para ello, deba realizar una inmersión hermenéutica. Y se atreve a hacerlo, creo yo, porque tiene palabras a las que agarrarse y porque los símbolos del cristianismo todavía forman parte de la experiencia subjetiva de muchos y de muchas ( y sí, es posible una teología de la liberación!). Claudine Cohen es más prudente porque debe serlo. Solo puede recurrir a la conjetura, a la hipótesis, a la comparación con otras sociedades done se fabrican figurillas parecidas. El sentido se des-prende de la experiencia corporal y su búsqueda está relacionada con la función que tal objeto debía cubrir (culto a una diosa? culto a la fertilidad? amuleto de protección?) . A lo máximo puede examinar también las distintas interpretaciones que le han dado los y las paleoantropólogas y ver como dichas interpretaciones han variado a lo largo de la historia de la disciplina y según las ideologías. Pero, en definitiva, la figurilla de hace unos 25.000 años antes de Cristo no sabemos lo que es. No conocemos qué epifanía la hizo posible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s