eticas de la imagen y espíritus ancestrales

malcolm_eli

El seminario de Malcolm Collier en Barcelona, además de buenos momentos de conversación ante un café, me ha dejado con algunas anécdotas interesantes. Una de ellas hace referencia a la ética de publicar las imágenes de nuestras investigaciones. El caso es que comentando el trabajo de una alumna suya nos dijo que tenía el permiso para mostrar las imágenes en clase, pero no para publicarlas. Se trata de unas fotos sobre una ceremonia de trance celebrada en San Francisco por una comunidad vietnamita. La fotógrafa era la hija de una de las médium, y realizó las fotos como parte de un trabajo de exploración fotográfica sobre la propia identidad cultural en un curso de Malcolm dentro de un programa de Estudios Asiáticos. Las fotos y el relato eran de una gran riqueza etnográfica y escenográfica, por lo cual, Malcolm sugirió su publicación. La respuesta de la madre de la fotógrafa fue negativa: no tenía el permiso de los espíritus para divulgar las fotografías. Las fotografías no eran de ella, sino de los espíritus mismos, y por tanto, no podían publicarse. El motivo es la pérdida de control de esas fotografías una vez publicadas, se podían dañar o usar de forma inadecuada.

Creo que este problema no solo atañe a los espíritus, también pasa con muchas de nuestras filmaciones y fotos realizadas en el campo. Se establece una relación con los informantes, con las gentes que trabajamos, y las fotos que tomamos son muchas veces parte del trabajo de campo, pero no se han tomado como parte de un proceso de producción documental, ni con vistas a su publicación. Esto crea a veces un dilema ético en la utilización posterior de las fotos, incluso cuando tenemos su permiso para publicarlas. Es un sentimiento de pérdida de control sobre las imágenes de las personas y un cierto temor sobre como se utilizará ese material una vez “vuele en solitario”; como si la foto de la persona no fuera de ella misma, sino de algún espíritu ancestral anidado en la imagen; como si no pudiéramos desprendernos de las imágenes que forman parte de nuestra experiencia en el campo. Por esta razón, pienso, mucho material audiovisual etnográfico permanece sin publicar, en los archivos personales, y solo viaja con nosotros.

Otra anécdota: “Antes, cuando mostraba fotos en blanco y negro, la gente decía, ah! es un documental, ahora dicen: ah! es artístico”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s