Youtube y la cultura participativa

Me ha llamado la atención las estadísticas que muestra Adolfo sobre Youtube: “Una de cada mil visitas a YouTube (1/1.000) es para subir videos. 999 de cada 1.000 vistitas a YouTube es para ver videos (datos de Hitwise).” De ello se deduce que la participación en la red -en la web 2.0… como ejemplo Youtube- es poca, en el sentido de que son pocos los que contribuyen a ella y muchos los que se benefician. Así, el usuario medio de Youtube no es participativo en el sentido de “contribuir al site subiendo sus videos”. Sin embargo, hay que tener en cuenta que las estadísticas simplifican las práticas, ya que por ejemplo, no nos dicen nada sobre los comentarios o respuestas en los videos -bueno, si, según el informe citado (pew) es un 13 por ciento- o sobre las conexiones entre usuarios, o sobre el hecho de veamos más videos de los demás de los que subimos -por ejemplo, subo uno al mes, pero cada día me conecto a ver qué han subido los demás, o escribo un artículo a la semana, pero durante la semana, leo muchos más artículos de los que escribo, y no se me va a decir por eso que soy poco participativa… o que formo parte de un colectivo “poco participativo”. Pero, aunque fuera así, aunque haya más mirones que productores, eso a mi ver no invalidaría el carácter participativo del medio. De hecho, hay distintos estudios que muestran que el índice de participación en una comunidad “virtual” se sitúa al rededor de este 10-13 por ciento sobre el total de adscritos a la “comunidad”; una constante en este tipo de interacción social colectiva. Youtube no sería una excepción.

Sí que estaría de acuerdo en que muchos de los videos que vemos en Youtube no necesariamente son autoproducciones. Muchas veces acudimos para ver programas de televisión que nos hemos perdido o noticias de los medios o capítulos de telenovelas, los simpson o padre de familia. Sí, hay gente que lo ha colgado allí a pesar de copyrights y quizás para, de rebote, compartirlo con nosostros. En este sentido, la mayoría de los contenidos de la cultura participativa no son autoproducciones ni películas de creación, sino como mucho, “remakes” y “remix” de contenidos populares de nuestra cultura de masas. Pero, de alguna manera, y por ahora, Youtube permite compartir de tu a tu esos retazos culturales en un proceso de redistribución que entronca la economía de mercado con la economía del don. No es que se caracterice al colectivo como “participativo”, sino que sería el tipo de prácticas las que encajarían bien con el adjetivo, en el sentido de que nos encontramos ante un modelo de intercambio generalizado, en el cual, no obstante, se diseñan y aparecen mecanismos para la jerarquización y la distinción social, en un espacio público controlado efectivamente por grandes corporaciones privadas.

Reconozco pues, que el término “cultura participativa” acuñado por Jenkins me resulta seductor y que hay que sopesarlo en su tensión con la “convergencia corporativa” o “concentración empresarial” configurando un modelo para la comprensión del paisaje de los medios desde una “vista de pájaro”. Y no es que el tipejo me caiga especialmente bien, pero por ahora no encuentro otro modelo que me explique mejor y de un modo “general” los entresijos de la producción cultural mediática. Seguiré buscando…

Anuncios

2 comentarios en “Youtube y la cultura participativa”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s