la materialidad del campo

santantoni.jpg

Hoy hemos empezado un pequeño trabajo de campo en el Mercat de Sant Antoni, a partir de un proyecto en el cual me enredó Juan Ignacio Robles, de la UAM, aún no sé como. Pero he disfrutado de lo lindo, paseando por el mercado y hablando con su gente. Eran las cuatro de la tarde, y el mercado estaba prácticamente vacío de transeúntes y compradores, solo la gente del mercado, poca, limpiando, yendo y viniendo. Íbamos con Ale-con-su-cámara, Pau y Leo. Fijándonos en las estructuras y armazones, en los puestos cerrados, en las cajas vacías, en los reflejos del agua en el suelo, en los guantes dejados ordenadamente sobre una balanza, en los afilados cuchillos en reposo. Vacio/lleno, dentro/fuera, limpio/sucio… se activaban los sentidos por pares, a lo Leví-Strauss, descubríamos zonas liminales, a lo Turner, acariciábamos texturas, a lo Stoller… mi mente era una algarabía. De repente me dí cuenta que hacía tiempo que no experimentaba la inmersión sensual en el campo y su materialidad me impregnaba. Tanto es así, que al salir del mercado, aún despertando de su siesta, cerré la puerta de hierro que lo separa del exterior y dije sonriendo ante mi ilusión: “y ahora, cierro el campo”. Mientras, Ale reía y seguía tomando notas visuales, rastros.

Anuncios

2 comentarios en “la materialidad del campo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s