el origen de las redes sociales

Este anuncio de Heineken (la fotografía la he encontrado en Mini-Vit) nos dice que las redes sociales nacen o se consolidan en el bar, frente a unas cervezas, a la vez que la imagen de la botella evoca la imagen típica de los perfiles de facebook (perfil de usuario de medio cuerpo).  La extensión y popularización del software social ha significado el final de una etapa de Internet caracterizada por el anónimato y las comunidades virtuales, hacia una Internet de la gente, en la cual lo importante son las relaciones entre las personas en su vida cotidiana. Para tejer tu red social online no puedes ser una persona anónima, sino un individuo concreto. Si antes podías mantener varias identidades en distintos entornos sociales (online y offline), ahora, tus distintas identidades, roles y redes sociales pueden colapsar en un solo perfil o nodo de red en un entorno virtual como facebook.

El software social puede verse como una respuesta tecnológica a los miedos de anti-socialidad que se esgrimian frente a un Internet hecho para la libertad de ser quien quisieras ser, fuera de los condicionantes físicos, sociales culturales; una afirmación de que Internet no es anómica y descorporalizada, sino profundamente social y que puede contribuir a reforzar los lazos sociales cercanos y la sociabilidad en contextos físicos y bien reales. Los nuevos peligros no son el aislamiento y la anomia social, sino la transparencia, el control sobre los propios datos y falta de privacidad.

Mientras que el software social como wordpress, flickr, vimeo o youtube se centra en el objeto de intercambio (la información, la foto, el video), el software de las redes sociales como orkut, facebook o tuenti en España, se centra en el perfil del usuario y en sus conexiones. Internet no es pues un mundo a parte, sino parte del mundo, y ya no podemos imaginarlo como un cajón de sastre y voces anónimas que flotan libremente en el ciberespacio, sino como una red de redes sociales, una red de personas localmente situadas, para las cuales lo importante no es tanto lo que se intercambia, sino la sociabilidad que se expresa en la comensalidad, en poder compartir unas cervezas en un bar. Heineken lo tiene claro. Littlefield, también.

About these ads

6 Respuestas a “el origen de las redes sociales

  1. Inteligente reflexión que me ha sabido a poco… Po cierto, flickr, incluso vimeo, son sitios muy especiales sonde la foto o el video es, en la mayoría de los casos, una excusa para “hacer amigos”.

  2. Tienes razón, José Luis! Incluso en sitios orientados a compartir cosas, la sociabilidad acaba siendo un factor determinante para “engancharte” y seguir en ellos!

    Lo que no sé qué hacer es con la publicidad que me ponen en el sitio… esa es una novedad para la cual no estaba preparada!

  3. JAJAJAJAJAJJAJAJJAJAJAJAJJA

  4. No te rías, que es peor!!!!

  5. Yo creo que este anuncio esta diciendo que si no bebes cerveza (alcohol), no eres sociable. Si te crees eso, como suele suceder, entonces se aseguran las ventas y cumplen su objetivo. Pasa lo mismo con las demás drogas legales. Venden veneno enmascarado. Así de simple, y así de contundente. Se permite por que la gran mayoría de la gente acepta, creo yo que como algo impuesto, la unión alcohol-ser sociable, cuando es todo lo contrario. Si no bebes alcohol por que estas convencido de que no te aporta nada, entonces puedes estar tranquilamente con gente que está bebiendo y en consecuencia seras sociable, incluso más que los que lo hacen, si bien es cierto que si estas con gente que solo va a emborracharse, te acabaras aburriendo. Siempre habrá cosas más interesantes que hacer, y muchas más además si no necesitas deshinibirte. Mi opinión.

  6. Bien, es una opinión. Independientemente del uso o apropiación que el anuncio hace del ritual de la comensalidad para el beneficio del consumo de su propia marca, es indudable que los rituales de comensalidad forman parte esencial en todas las culturas conocidas de prácticas de sociabilidad, que muchas veces incluye la ingesta de algún brebaje similar. Pero la finalidad de estos rituales no es el “emborracharse” sino el compartir la comida y la bebida. No hablo aquí de otro tipo de rituales que pueden ser más dionisíacos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s